Ruarte: En busca de votos