Médicos argentinos realizaron la separación de siameses con una novedosa técnica

Una joven llevó a cabo un embarazo reciente cuando se realizaron la primera ecografía de control y los médicos les informaron que tendrían gemelos pero que estaban unidos «fusionados por la pelvis».

Luego de interconsultas entre especialistas experimentados en la Fundación Hospitalaria, donde fueron derivados por su obra social, a las 22 semanas de embarazo, la doctora María Junes (MN 98560) le colocó un «pesario de Arabin» (dispositivo intravaginal) a Evelyn para prevenir un parto prematuro y finalizar el embarazo en forma programada y sin complicaciones. Finalmente, el 20 de septiembre nacieron Gianluca y Santino con un peso de 1.800 kgrs. cada uno y con la madurez suficiente para respirar por sí solos.

Durante los meses siguientes, los bebés fueron seguidos semanalmente por múltiples especialistas enfocados en que pudieran crecer y madurar lo máximo posible. En ese contexto, se les practicó un «ostoma» desde el primer día de vida para derivar su contenido intestinal y evitar futuras complicaciones.

Se realizó una resonancia preoperatoria para diseñar la operación de separación. En todo momento, la familia Figueroa cumplió al pie de la letra las indicaciones del equipo de salud, logrando los objetivos.

«Nos encontramos con dos bebés unidos por el periné que debían ser divididos disminuyendo al mínimo las posibilidades de complicaciones, con una familia muy contenedora y positiva», relata la doctora Carolina Millán (M.N. 110893), encargada de mediar la comunicación entre la institución y la familia y, coordinadora de cirugía pediátrica de Fundación Hospitalaria.

En los últimos meses intervinieron directivos de la Institución, jefes del servicio de cirugía, jefe Médico, cuatro cirujanos pediátricos, dos cirujanos plásticos, tres urólogos, un cardiólogo, tres anestesiólogos y un técnico de anestesia, terapistas, instrumentadoras, jefa de instrumentadas en quirófano, jefe de hemoterapia y laboratorio, enfermeros, médicos legistas, abogados, gerente comercial, auditores médicos, y todo el personal de la Fundación Hospitalaria.

En una primera etapa se planificó la intervención hasta el último detalle a partir de una simulación con muñecos. Con ellos repasaron cada paso que se realizaría y se fue organizando la entrada y salida de materiales, disposición en quirófano y faltantes.

Gianluca y Santino estuvieron internados 10 días luego de la cirugía. Siempre pudieron respirar por sus propios medios y sus signos vitales fueron normales en todo momento.

Actualmente, pasó un mes de la operación y la familia se encuentra en casa, feliz, pero con un nuevo desafío: atender dos bebés inquietos, independientes uno del otro. Por delante, queda realizarles algunos procedimientos para finalizar la reconstrucción del aparato digestivo y urogenital aunque el mayor desafío, la separación con vida y sin daño permanente, ya es parte del pasado.

Deja un comentario