Jorge Clérico. La UCR camina los barrios