Inescrupuloso ataque: Ponen en duda su salud