Image default

Incidentes en la frontera con Colombia por ayuda humanitaria

Graves incidentes se registraron la mañana del sábado cuando miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) lanzaron granadas de gas lacrimógeno contra un grupo de manifestantes que protestaban contra los bloqueos ordenados la noche anterior por Nicolás Maduro y que impiden el paso de ayuda humanitaria desde Colombia hacia Venezuela.

Uno de los escenarios de los enfrentamientos fue el puente Francisco de Paula Santander, que comunica al estado venezolano de Táchira con el colombiano Norte de Santander. Al grito de «¡Queremos trabajar!», la multitud se manifestaba frente a los efectivos de la Guardia Nacional en ese lugar.

La agencia EFE informó que un sargento resultó herido a causa de la batahola, en la que los manifestantes arrojaron piedras contra los uniformados.

La fecha de este sábado fue impuesta en el calendario del proceso político de Venezuela por el presidente interino designado por el parlamento, Juan Guaidó, al convocar a sus partidarios a ingresar ayuda humanitaria desde las fronteras y salir a las calles de todo el país.

Con el correr de los días, la euforia por lo que inicialmente muchos interpretaron como una suerte de Día D –la ansiedad es un factor muy presente y relevante dentro del antichavismo– fue dejando paso a la sensación, muy extendida, de que el de hoy seá otro día clave, pero no decisivo.

“El 23 de febrero es un punto que nos lleva a mirar por donde no pasa el proceso, o en todo caso es un hito más; no creo que sea relevante cuál de los dos sectores gane, o si empatan”, dijo a Télam el analista político Benjamín Tripier.

La intuición de que la de este sábado no será una jornada decisiva también fue manifestada ante esta agencia por la ex diputada María Corina Machado, el historiador Diego Urbaneja y el consultor de empresas Abel Calvo, entre otros.

El ingreso de la ayuda humanitaria representa un desafío abierto al presidente chavista, Nicolás Maduro, y a su principal sostén, las fuerzas armadas pero la estrategia de éstos dejó de ser la represión frontal que llevaron adelante desde 2014 hasta fines del mes pasado.

El jefe del palacio de Miraflores, que se sabe cada vez más observado por la comunidad internacional, prefiere evitar mostrarse a cargo de una escalada de violencia política y para ello está dispuesto a pagar el precio de que la oposición ingrese mañana alimentos y medicinas.

En ese sentido, todos los políticos y analistas consultados coincidieron en que el gobierno chavista no avanzará más allá de los típicos obstáculos que tendió al traslado de diputados y ciudadanos hacia la frontera con Colombia, o de incidentes aislados, como el choque entre militares e indígenas que dejó al menos dos muertos y 15 heridos cerca del límite con Brasil.

Si el antichavismo anunció que intentará entrar la ayuda humanitaria desde Cúcuta (Colombia), Roraima (Brasil) y Curazao, es sintomático que Maduro haya cerrado solamente la frontera terrestre con Brasil y el puente aéreo con la isla holandesa.

En cambio, el sucesor de Hugo Chávez no clausuró la frontera con Colombia y solo se mostró interesado en controlar dos de los cuatro puentes internacionales que vinculan a Cúcuta con localidades del estado andino Táchira.

De ese modo, probablemente, cada uno de los dos grandes sectores en pugna le dirá a su audiencia que “ganó”: el chavismo exhibirá pasos fronterizos cerrados en la televisión y los diarios impresos, que controla, y el antichavismo mostrará el ingreso de ayuda humanitaria en los periódicos digitales y las redes sociales, que son los medios a los que tiene acceso.

Mientras tanto, oculto por la repercusión de la cuestión de la ayuda, se cumplirá hoy un mes de la jura de Guaidó, justamente el plazo que la Constitución le otorga a un mandatario interino para llamar a elecciones presidenciales.

“Eso significa que a partir de mañana tendremos dos usurpadores”, razonó Oly Millán, quien fue ministra de dos carteras durante el gobierno de Chávez e integra la Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución, un grupo de chavistas disidentes de los métodos de Maduro que no se sumó a la oposición.

Publicaciones relacionadas

Venezuela: intento de sublevación militar y represión a vecinos que se manifestaban

admin

Teoría viral: Putin y Maduro tocaron en un grupo New Wave de los 80 y hay un video para demostrarlo

admin

Maduro dice estar «desactivando» un golpe de Estado

admin

Deja un comentario