Image default

Este es el primer bebé nacido de un trasplante de útero de un cadáver

El 15 de diciembre de 2017, una niña que pesaba 2,550 gramos nació a través de una cesárea. Esa niña que está a punto de cumplir 1 año marcó un hito en la historia médica, ofreciendo nuevas oportunidades para las mujeres que de otra manera no podrían dar a luz a un bebé.

La madre era una mujer de 32 años con síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH), una condición que causa que los órganos reproductivos sexuales femeninos, como el útero y la vagina, estén poco desarrollados o ausentes al nacer.

Solución: una donante fallecida para realizar un trasplante uterino. Un año después, todo lo que se sabe acerca de la donante es que tenía 45 años, tres partos vaginales exitosos y que había otorgado el uso de sus órganos antes de su muerte por hemorragia cerebral.

Este tipo de trasplantes de donantes fallecidos se han intentado anteriormente, pero hasta el pasado mes de diciembre ningún receptor había llevado a un niño a término. Saber que es factible fomentará una mayor investigación para reducir los riesgos y brindar esperanza a las familias. Según la investigadora Dani Ejzenberg:

Image: Pixabay

El uso de donantes fallecidos podría ampliar enormemente el acceso a este tratamiento, y nuestros resultados proporcionan una prueba de concepto para una nueva opción para las mujeres con infertilidad uterina.

El número de personas dispuestas y comprometidas a donar órganos después de su propia muerte es mucho mayor que la de los donantes vivos, lo que ofrece una población potencial de donantes mucho más amplia.

El útero donado se retiró durante el parto, algo normal en dichos trasplantes, de esta forma la paciente no tiene que seguir tomando los medicamentos necesarios para evitar el rechazo. Aunque también significa que es poco probable que esta niña extraordinaria tenga hermanos biológicos que compartan su gestación única en el futuro.

Con el reciente éxito, no solo se llega a la promesa de un mayor acceso a los órganos de donantes, sino también a información vital sobre lo que requiere un útero trasplantado para llevar con éxito un embrión hasta el final. [ScienceAlert]

Deja un comentario