Deplorable estado de la Sala Velatoria


DEÁN FUNES 28 DE JUNIO DE 2019
Al escribir esta carta lo primero que se me viene a la mente es la imagen de mi padre, hombre luchador y de un corazón enorme, quienes tuvieron de posibilidad de conocerlo saben de lo que hablo. Él hubiera hecho lo mismo por nosotros, por eso mis hnos, mi madre y yo queremos hacer público lo que atravesamos para que a nadie más le pase, sumado al difícil momento que vivimos ante la pérdida de un ser querido.
El día 25 del corriente, falleció nuestro padre Manuel Jorge Quinteros D.N.I 6. 388.316 en el Hospital Ernesto Romagosa a las 23:30 hs, debiendo realizar los trámites correspondientes para su velorio ( ir a URMED con partida de defunción para solicitar sala velatoria y servicios que como socios pagamos ante este hecho). Al llegar, la secretaria nos dijo que no había sala puesto que 2 estaban ocupadas y 1 inhabilitada, por lo que nos ofrecían ir a nuestro domicilio e instalar ahí lo necesario ( en lo cual no estuvimos de acuerdo por una decisión familiar) o que esperemos hasta que se desocupara una sala, conociendo que ya había un sr fallecido anteriormente ´por lo que teníamos que esperar nuestro turno. Toda esta respuesta generó , no solo indignación y dolor, sino que nos pareció una TOTAL FALTA DE RESPETO para con nosotros y nuestro padre. ¿COMO PUEDE SER POSIBLE estar desamparados ante un servicio que se pagó por más de 35 años, y no brindarle un espacio físico para despedirlo dignamente? Nos preguntamos ¿existe un horario y turno para morirse? ¿lo que se aporta por años no tiene VALIDEZ? más adelante explicaré por qué el uso de este término.
Ante lo manifestado , no nos íbamos a ir hasta obtener una respuesta coherente y de rápida solución, puesto que es un derecho como socio y deber de la Cooperativa cumplir con el servicio.
Nos comunicamos, en primera instancia, con el Sr Pedro Fabian Luna quien nos dijo que no había sala y que teníamos que esperar nuestro turno ( dicho de manera vulgar y corriente hacer cola para usar la sala) ya que la otra sala “B” se encontraba con el piso levantado e inhabilitada (adjunto fotos de que la sala se podía usar, ya que solo habían lijado el piso) y que iba a ver que hacía. NUESTRA PREGUNTA FUE ¿NO CUENTA LA COOPERATIVA CON UN SALON PARA ESTOS CASOS?, ¿EN MÁS DE 50 AÑOS NO SE PUDO CONSTRUIR OTRO ESPACIO FÍSICO CON MÁS SALAS? , ¿no nos merecemos como socios que los servicios mejoren y sean acorde al número de habitantes de nuestra ciudad?, ya que la misma cuenta con un total aproximado de más de 21.000 habitantes. Pasaron los minutos y el sr Luna no se volvió a comunicar, por lo cual la secretaria de URMED muy amablemente nos ofreció llamar de nuevo, respondiendo que nos comuniquemos ( en segunda instancia) al celular de la Sra Estela Lopez quien volvió a manifestar que realizaramos el velatorio en nuestro domicilio ( está detallado en la página de la cooperativa que el servicio fúnebre cuenta con tres salas y armado de sala velatoria » a pedido», entendiendo que es opcional y no obligatoria) y que no podía hacer nada ya que la Sra Vasquez ,responsable del área, estaba de licencia médica. A todo esto se hicieron las 02:15 hs, angustia y desolación es lo que sentimos, ¿pueden ser TAN apáticos ante el momento que atravesamos?, pidió mi número personal y me dijo que se iba a comunicar para ver qué podía hacer, lo cual hizo minutos después cuando nos encontrábamos en el Hospital, mencionó que no podía hacer nada y que recién a las 06:30 hs entraba a trabajar y ahí podía ver que hacer.
Tuvimos que pasar por el hecho de tener que dejar a nuestro padre con el tremendo dolor que esto nos causaba( trasladándolo de un lugar a otro). Nos presentamos con mi hermana a las 6:30 a.m en la Cooperativa hablando con la Sra Lopez y posteriormente con el Sr Fredy Soria exponiendo que esperáramos aún más, no entendiendo el dolor ajeno ni dando solución, al contrario solo nos engañó verbalmente diciendo que iba a ADELANTAR EL OTRO SEPELIO, SI LOS FAMILIARES QUERÍAN A LAS 9 HS ( aclaro que pasaron 8 horas desde el deceso de nuestro padre y aún no contaba con un espacio físico). INDIGNANTE no se merece otro calificativo esta situación.
Nos pidió que fuéramos a la sala velatoria A ESPERAR, a todo esto el cuerpo de nuestro padre estaba en la ambulancia y luego en un depósito según lo manifestado por empleados), generando aún más impotencia y bronca. SOMOS SERES HUMANOS no un paquete que se transporta y se descarta, eso es lo que sentimos.
Pasaron los minutos y se hicieron las 8:30 hs aproximadamente, no obteniendo una respuesta favorable y satisfactoria nos dirigimos a la oficina que se encuentra al lado de las salas velatorias, y hablando con el Sr Mamondez encargado  nos responde que no podía hacer nada y que una de las salas HABÍAN PAGADO EN EFECTIVO y que eran «intocables»  ( como testigo contamos con la Sra Castañares ante esta verbalización) ¿ un socio no tiene derechos? ¿ no tiene más prioridad que alguien que no es socio y que nunca aportó? No queremos confundir con esta pregunta mal interpretando que tenían que sacar a la persona que había pagado pero si dejar expresado QUE UN SOCIO NO TIENE DERECHOS. Piensen todos los que van a escuchar la lectura de esta carta: ¿ NO LE CONVIENE A LA FAMILIA PAGAR EN EL MOMENTO DE TENER QUE USAR LOS SERVICIOS FÚNEBRES? ya que van a tener un mejor servicio para el familiar que acaba de fallecer. Nos preguntamos con mucho dolor y enojo ¿tantos años pagados valen la pena?
Le manifestamos al Sr Mamondez que queríamos saber  cuánto valía la sala, QUE NOS DIERA UN PRECIO, ya que pagando en efectivo sí se cuenta con un espacio físico, lo cual no tuvo como responder y mandó a limpiar la SALA B que según TODOS estaba inhabitable e inhabilitada.¿ NO SE PUDO HACER ESO A LAS 00:00 HS y evitar todo este mal momento y daño moral a todos los familiares directos?
Que esta carta sirva para que nadie más se calle, y se dejen manipular a gusto por los SRES que DICEN BRINDAR UN BUEN SERVICIO, que el dolor por el cual se pasa cuando se pierde un ser querido no se le sume este hecho de no contar con una sala.No merecemos un trato así, sumarle al dolor más dolor, somos personas no objetos y tenemos derechos.
DESEAMOS de corazón que a nadie más le pase esto, y que por lo menos sirva para que los responsables revean la posibilidad de hacer  otra SALA VELATORIA para nuestra ciudad.

Claudia Rodriguez
Ariel Rodriguez
Ana Quinteros
Alicia Vázquez

Publicaciones relacionadas

Ada Vilar (Caso URMED) Nueva directora, contrato por 6 meses y 50 mil por mes.

Rolando Lucero Pacheco

Vecina reclama por extraña factura impaga del 2016

admin

Qué dice la carta de Macri que propone «consensos básicos»

admin

Deja un comentario