Humor

Deep Web: Develan los precios de página deanfunensa de compra y venta en Facebook

En caso de desaparecer, o en el mejor de los casos, de aparecer pero con un peinado diferente y sin recordar mi nombre, dejo constancia de que me he metido en una de las más peligrosas investigaciones en la que deanfunense alguno se haya atrevido a profundizar. Sé que me estoy metiendo con personas peligrosas, con una red infernal cuyos brazos tienen una extensión que no conoce limites. Desde una vendedora de Buñuelos Rellenos, hasta un arruinador de cumpleaños de 15 a sueldo. Sí, un tipo que por una significativa cifra a pactar se presenta en diferentes fiestas de 15 años y simula estar disconforme con la decoración y el vestido de la cumpleañera, hasta el punto de generar la virulencia que desembocará en tragedia.

Todo empieza, como no podría ser de otra forma, cuando decidí comprar chinelas. Podría haber optado por un centro comercial. Pero soy enemigo del contacto humano. No puedo sostenerle la mirada a una persona que dice estar convencido de que unas chinelas rosas con detalles dorados harán justicia a mi hombría y caminar elegante. Lo he intentado a veces, juro que lo he intentado. Pero es frustrante. Por eso, como la mayoría de las personas, opté por meterme en una de esas páginas de compra y venta en Facebook. No es menester decir cual. Ya todos se lo estarán imaginando, creo yo que al menos harán el esfuerzo de imaginar.

Menos chinelas, había de todo ese día. Autos, alquileres de inmuebles, mascotas en adopción, teléfonos nuevos y usados. Uno que se quejaba por un vecino que escucha temas viejos y repetidos de telenovelas de los años 90. Otro que sugería con mucho entusiasmo, pero con algo de vergüenza, no menos que la anarquía y el despliegue de toda la comunidad alzando antorchas y con las miradas oscurecidas y envilecidas por el odio, amenazando abrir las puertas del infierno y hacer oír las aullidos del pandemónium por los aumentos excesivos de la luz, pero que en definitiva terminaría con 2 o 3 locos aplaudiendo en la puerta de la Cooperativa como sucede siempre. Lo típico.

Pero ahí estaban, como siempre, los clásicos… Por Privado… Te respondí por MP … Ahí te mandé un MP … El huevo del Dragón está en la cueva … MP enviado … Vendo eMPanadas …


Curioso, sí. Criptico, también. Hambre, un poco. Tenía que saber porqué!. Cual era el motivo por el cual tanta gente negaba esa información de una forma tan obsesiva. Como un soldado que ha jurado morir por su patria. Como ese amigo que se llevará a la tumba el más profundo de los secretos. Con un secretismo irrefrenable, como ese empleado del Banco que estuvo una hora tomando café y al salir a atender tiene aires de haber estado guardando todo el oro en catacumbas profundas bajo la Plaza Sarmiento detrás de una puerta inmensa de Plata cuya única forma de abrir es repetir un verso árabe en tonalidades y frecuencias bajas entre las 10 y las 11 de la mañana, verso que se transfiere de padre a hijo, y es este el motivo por el cual siempre los empleados de los bancos son familiares, pero no, estuvo tomando café, y con medialunas.

Lo primero que hice fue acceder al sistema, dejarme arrastrar. Pedir un precio, y esperar. Sabía que era arriesgado. Sabía que era el principio de algo que me introduciría en aguas peligrosas. Pero tenía que hacerlo. Esperé una publicación llamativa, comenté, y la respuesta llegó por MP.

El vendedor me envió un link de la Deep Web. Conozco el tema ya que soy informático. Era un portal Iluminatti montado en un servidor extranjero. Simbologia por todas partes. El ojo que todo lo ve, el oido que todo lo escucha, como cierta vecina de Barrio Belgrano. Lo que allí encontré no puede ser descripto con tanta liviandad. No puedo siquiera relatar lo que allí vi sin sentir que en cualquier momento alguíen derribará la puerta, me pondrán una bolsa en la cabeza y me arrastraran a algún lugar oscuro y solitario en donde seré presa de torturas interminables, aunque confiezo que estoy preparado, cuando niño me llevaban al dentista (?).

Todos los precios estaban allí. Absolutamente todos. Ordenados y clasificados. Era muy fácil identificar el producto y su precio. Era tan simple que uno se preguntaba cual era el plan entonces?. Porqué aquí sí?. Porqué allá, en Facebook, no?. Todo me fue revelado. Solo tuve que hacer click en una pestaña que decía, ofertas especiales.

Su plan es atraer a estas profundidades a los compradores. El precio de una licuadora usada, el precio de un Samsung Galaxy J7 casi nuevo pero con detalles en la pantalla como consecuencia de ser pisado por Camión Mercedes-Benz Atego 2426 con acoplado, el precio una motoniveladora con instrucciones para motonivelar, no es el secreto. El secreto es este lugar, este submundo, este Deán Funes alterno y macabro. Que debe salir a la luz. Y hacer que baje…

Continuará.

Publicaciones relacionadas

Gerardo Quinteros. Hay 500 C. Orgánicas cajoneadas por el ejecutivo

Rolando Lucero Pacheco

Mariano Elias: “La gente compra lo justo y necesario, es buena la emergencia”

admin

Terror: Tu cuenta de Facebook y mensajes privados podrían estar a la venta

admin

Deja un comentario