Cristian Martinez: «El Estatuto es tramposo y mañero»